Por empezar

Las relaciones, el ambiente, en muchas organizaciones y empresas sigue deteriorándose. Malos gestos, trato degradante, falta de humanidad… lo vemos y escuchamos a diario. Por supuesto hay también violaciones constantes a la legalidad laboral vigente y no pocas veces a otros códigos. Faltaría más que hubiera desmotivación entre los trabajadores y trabajadoras, a veces intentos de ir al limite y en ocasiones aprovecharse, normal, aunque lo más normal es tener miedo y ceder a los abusos.

Es posible hacer las cosas de otra manera, es necesario, la crisis o la presión de un mundo globalizado y una mentalidad del beneficio a costa de todo no son excusa. Mucha gente lo dice, con no poca frecuencia se les tacha de gurús intentando desprestigiar sus opiniones y métodos, cuando en el fondo se está cómodo en la situación de tensión que estos proponen cambiar. También existen consultores y consultoras oportunistas y equivocados que no muerden la mano que les da de comer y acaban dando la razón a quien les contrata que es quien tiene más responsabilidad en impulsar un cambio de calado en sus organizaciones pero que, en el fondo, no están convencidos; no pocas veces con hacer el gesto de gastar dinero ya tienen la excusa, no van a poner en riesgo la empresa -te dicen- por brindis al sol.

Pues bien, desde las disciplinas de la ciencia más pura conocemos que los sentidos por los que el ser humano procesa información están bien o muy bien para su dimensión y espacio, pero no tanto para lo inmenso o lo muy pequeño, se nos escapa el cosmos y lo cuántico. Entonces tenemos que hacer un esfuerzo con la inteligencia, la ciencia y la intuición para ver cosas distintas, cosas que no se nos aparecen con claridad. Algo está desarrollada la mirada hacia lo grande cuando a los ejecutivos y ejecutivas se les pide que miren de manera estratégica, global, pero mucho menos cuando se les pide que miren hacia lo pequeño, las personas y sus procesos por detrás. Quizás las herramientas para mirar lo macro no sean las mejores, pero parece bastante evidente que las que existen para mirar lo micro son casi inexistentes. Y sí, claro que se les puede exigir, ¿no se le exige a cualquier empleado que tenga unas competencias técnicas, unas relacionales, hablen idiomas y ni se sabe cuántas cosas más adecuadas a su puesto? pues a quienes tienen responsabilidad directiva se les puede pedir que amplíen su mirada hacia lo grande y lo pequeño, se les debe exigir mucho más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Vector de tarjeta de visita creado por makyzz - www.freepik.es Vector de infografía creado por freepik - www.freepik.es